• bujinkanyagyudojo@gmail.com

Mitología Japonesa

Komainu

Los Komainu son una pareja de perros de piedra que sitúan uno frente a otro a la entrada de un santuario Shinto o cerca de un oratorio en los terrenos del santuario. Suelen estar esculpidos en piedra, pero a veces están hechos de madera o metal. Un perro llamado “A”, está tomando aire con la boca abierta, mientras que su compañero “Um”, suelta el aire con la boca cerrada, sugiriendo la inhalación y exhalación de las fuerzas celestiales y el equilibrio del Ying y el Yang. La frase, “A um mokokyu” (o respiración A Um), se refiere a una relación entre personas tan estrecha que pueden comunicarse sin hablar. Los dos protegen el santuario de los espíritus malignos con su apariencia fiera.

Los Komainu pueden rastrearse hasta la India y la estilizada representación del león en su cultura. Los chinos adoptaron el león y le añadieron atributos de su tigre, así como de los perros pequineses, que eran el orgullo de la familia imperial China. Esto pasó a la península de Corea y llegó a Japón, donde los leones se transformaron en perros. A veces son llamados Karashishi (leones chinos).

Tengu

Los tengu son divinidades menores, entre las más antiguas de la mitología japonesa. Sus orígenes son un misterio. En la tradición Shinto, podrían haber descendido de Susano-O, el hermano de Amaterasu (Diosa del sol). También podrían proceder de los Garuda (divinidades budistas que tienen alas y cabeza de pájaro con cuernos). O podría haberse importado el mito desde el folklore Chino, al ser similares a los demonios de la montaña llamados “T´ienkou” (perros celestiales).

Según la mitología, las colonias de tengu habitan en árboles de zonas de montaña, en concreto pinos y cedros japoneses, con el rey tengu al mando. Algunas leyendas les otorgan la capacidad de transformarse en hombre o mujer humanos.Son traviesos y disfrutan gastando bromas, pero pueden ser vengativos si se las gastan a ellos. Los tengu nacen de huevos gigantes; creencia reforzada cuando comerciantes holandeses trajeron un huevo de avestruz a Nagasaki a finales de XVIII.

Hay dos tipos de tengu, el Karasu (cuervo) es pájaro, con un gran pico y alas. Los Kohana (nariz larga)son rojos, llevan capas y pequeños sombreros negros y suelen tomar el aspecto de sacerdotes de la montaña llamados Yamabushi. Son unos excelentes espadachines y enseñaron sus habilidades a uno de los mayores héroes de Japón, Minamoto Yoshitsune.

Los tengu fueron considerados dioses de los bosques. Si los leñadores no hacían ofrendas al tengu, solían toparse con algunos pequeños accidentes. Los cazadores les prometían regalos de comida para asegurarse el éxito. También se creía que controlaban la lluvia y el viento. Se les culpaba de los torbellinos y las misteriosas luces de las montañas. En el siglo XIX se enviaron órdenes por los caminos durante el viaje del Shogun, diciendo a los tengu y a los demonios que se marcharan a otro lugar.

Japanese Mythology  (Juliet Piggot) y Japanese Ghosts and Demons (Stephen Addiss)

 

Kappa

Los Kappa son criaturas que se asemejan a monos pero con escamas de pez o caparazón de tortuga en lugar de pelo. Son de color verdoso y tan altos como un niño de diez años.Los Kappa son conocidos por su capacidad de curar huesos rotos y pueden enseñar sus conocimientos a los humanos. Tienen una hendidura en lo alto de la cabeza, llena de agua. Si esta agua se derrama, el kappa inmediatamente pierde sus poderes y queda indefenso.

Los kappa son vampiros y viven en los ríos, charcas y otras fuentes de agua. Son muy astutos y atraen a sus víctimas hasta el agua para ahogarlas. Les atraen los pepinos y pueden ser apaciguadas por sus potenciales víctimas escribiendo los nombres y edades de los miembros de la familia en pepinos y lanzándolos al agua en la que vive el kappa. A pesar de sus costumbres , los kappa son extremadamente educados y honorables. Cuando se encuentra a un kappa, se aconseja saludar inclinándose, como en la tradición. El kappa devolverá el saludo, derramando el agua y perdiendo su poder. Entonces se le puede sacar una promesa de seguridad o conocimiento que está obligado a cumplir.

                                                                            Japanese Mythology  (Juliet Piggot)

La creación del mundo

Izanami (イザナミ), es la diosa de la creación y de la muerte en la mitología japonesa y en el sintoísmo es una diosa primordial y mujer del dios Izanagi Junto con él creó el mundo.Los primeros dioses invocaron a dos seres divinos a existir, el varón Izanagi y la mujer Izanami, y éstos crearon la primera tierra. Para realizar esto, Izanagi e Izanami tenían una lanza decorada con joyas, llamada  Ame-no-nuboko (lanza celestial). Con esto crearon sobre el mar una isla, y residieron en un palacio construido por ellos. Tuvieron dos hijos, Hiruko y Awashima, pero nacieron deformes y no fueron considerados dioses.

Pusieron a los niños en un bote en dirección al mar e hicieron una petición a los otros dioses sobre lo qué hicieron mal. Ellos contestaron que la deidad masculina es la que debe dar las gracias en primer lugar durante el matrimonio. Así Izanagi e Izanami nuevamente hicieron el rito del matrimonio, pero esta vez Izanagi hablaría primero y se consumaría de manera correcta.

De su unión nacieron las ōyashima, las “ocho grandes islas” de Japón:

Ellos engendraron seis islas adicionales y muchos dioses. Izanami murió cuando engendró a Kagutsuchi (encarnación del fuego). Fue enterrada en el Monte Hiba, en la frontera de las antiguas provincias de Izumo y Hoki. Fue tal la furia que tuvo Izanagi con la muerte de su esposa, que mató al recién nacido y de éste se crearon docenas de deidades.

Decidió Izanagi hacer un viaje a Yomi “la tierra oscura de la muerte”. Rápidamente encontró a Izanami, y le pidió que regresara con él, pero ella le dijo que era demasiado tarde, ya que había comido el alimento del inframundo y que ahora estaría en la tierra de los muertos; sin embargo trataría de convencer a los dirigentes del Yomi para que la dejaran irse y pidió a Izanagi que no entrase durante ese momento.

Izanagi esperó y esperó, pero al final se impacientó, así que encendió una mecha y se adentró en el Yomi para buscar a su esposa, quebrando de este modo una de las reglas de la tierra de los muertos. Izanagi buscó a su esposa y cuando la encontró se horrorizó al ver su cadáver putrefacto, provocando así la ira de Izanami la cual mandó a los ejércitos del inframundo tras su marido. Éste consiguió escapar, al salir de Yomi, cerró la entrada con una piedra y rompió el matrimonio con Izanami. Debido a esto, Izanami le lanzaría una maldición diciendo que cada día mataría a mil humanos, a lo que él respondió que de hacerlo, haría nacer a mil quinientos.

Fuente: Wikipedia